“Usted está aquí”, o de cómo Google Earth ha cambiado nuestra visión del mundo

Posted on 15 febrero, 2011

2


Los mapamundi, ¿una reliquia del pasado?

Lo reconozco: hace tiempo que mi cerebro ve las cosas de otra manera. Y me temo que no hay marcha atrás. Mi perspectiva espacial ha cambiado irremediablemente. Los mapas para turistas con el elocuente “Usted está aquí” me parecen un simpático legado de otros tiempos. Simplemente, no puedo evitar ver el mundo del modo en que Google Earth me lo enseña en la pantalla de mi ordenador o en la de tu teléfono inteligente.

Ahora no siento que esté donde siempre creí estar, sino que estoy aquí abajo, vista desde el espacio exterior. Siglos y siglos de exploración terrestre y marítima nos permitieron perfeccionar nuestros mapamundis y, sin embargo, la visión planisférica ya no nos entra en la cabeza. Ahora la realidad se sirve a vista de pájaro tridimensional, o mejor dicho, a vista de satélite.

No hace tanto tiempo… Todo empezó en 2004, cuando Google compró Keyhole, un programa de pago que ofrecía a sus clientes un puñado de terabytes de mapas digitales por unos 75 euros. Como viene siendo constumbre, Google lo adquirió y lo relanzó en forma de versión gratuita entroncada con su potente buscador y con un callejero del siglo XXI: Google Maps.

El ojo avezado puede incluso descubrir a golpe de ratón las Islas de la Desolación en medio del Índico/ NASA

Hemisferios en alta y baja resolución 

No es éste el momento ni el lugar para hablar de las múltiples aplicaciones de un programa que seguramente conoces y con el que habrás jugado a encontrar tu casa, calculado rutas en coche o viajado a los lugares más recónditos del planeta.

Lo que quizá no sepas es que el 60% del planeta está digitalizado en alta resolución y que no todo se mide con el mismo rasero. Por ejemplo, las fotografías de Madrid se muestran a 70 cm por píxel, mientras que puedes ver Chicago a 30 cm por píxel y un espectacularmente nítido Nueva York a 15 cm por píxel.

¿Pero qué pasa con el resto del mundo? Las zonas menos pobladas suelen ser también las que peor resolución tienen, junto con aquellas zonas o instalaciones sensibles por motivos de seguridad. Las zonas borrosas suelen corresponder con áreas militares o, por el contrario, con regiones despobladas. Además, hay que tener en cuenta que Google consigue las imágenes de diferentes empresas, de modo que también recibe datos con diferente resolución.

Si tienes un par de minutos para entretenerte, echa un vistazo a este vídeo con algunas instantáneas muy curiosas.



También es cierto que cuando usas el programa, no ves las fotografías en tiempo real. La compañía asegura que las imágenes no tienen más de tres años de antigüedad y que se actualizan constantemente. ¿Cómo se consigue eso?

A vista de satélite

Las fotografías de los mapas disponibles en Google Earth vienen principalmente de dos fuentes: satélites y aviones. Como apuntamos antes, Google no hace las fotografías, sino que ha creado el software que hace posible encajar el tremendo puzzle geográfico de nuestra esfera celeste.

¿Ha estado usted aquí?

Existen multitud de empresas que se dedican a compilar fotografías y mapas en formato digital para aplicaciones comerciales. En este caso, Google tira mucho de Digital Globe, una compañía que dispone de un satélite llamado QuickBird. Desde 2001, este satélite de órbita baja se dedica a rastrear con sus teleobjetivos de enorme distancia focal la superficie terrestre línea por línea. La imagen que obtienen es generalmente rectangular de un tamaño de ¡16 km de ancho y 250 km de largo!

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la NASA posee probablemente la mayor cantidad de imágenes de nuestro planeta. La agencia espacial americana no se queda atrás y ha creado World Wind, un programa con menor resolución que Google Earth, pero cuyas imágenes son de dominio público. Al tener un sofware de código abierto, sus mejoras no tienen límites.

Enjambre orbital

Alrededor de 13.000 satélites artificiales y restos de los mismos pululan alrededor del planeta. Si te resulta difícil creerlo, sólo tienes que echar un vistazo a una aplicación de Google Earth que te permite ir más allá.

El asunto es inquietante y fascinante a partes iguales, ¡la que hemos liado allá arriba! La aplicación, que se nutre de los datos del Comando Estratégico de Estados Unidos, muestra tanto los satélites activos como los zombies, así como la basura espacial. Podemos ver su trayectoria, consultar sus parámetros orbitales y su ficha técnica.

¿No te lo crees? Echa un vistazo y mira lo que vuela sobre nuestras cabezas.

Anuncios