Las lunas soviéticas

Posted on 9 octubre, 2010

1


Módulo lunar soviético/ Fuente: Jalopnik.com

“Sería infantil culpar a los rusos por intentar alcanzar la Luna antes que nosotros, como si la Luna fuese de algún modo nuestra esta semana. Fue en gran parte nuestra la decisión de hacer una carrera de esto y también es cierto que nos encantaría ganarla.”

El periodista Bernard Gwertzman escribía así desde Moscú para The New York Times, apenas dos días antes de que la misión Apolo 11, la que dio la Luna a los americanos, despegase desde Cabo Cañaveral.

Aunque al principio el líder soviético Nikita Jrushchov sostuvo que la URSS no planeaba ningún vuelo tripulado a la Luna, al poco tiempo se comprometía a intentar un alunizaje, insistiendo en que su país no abandonaría la carrera espacial.

De hecho, estas magníficas fotos vienen a demostrar que el proyecto lunar soviético fue real. Preciosas rarezas de hace medio siglo retienen la historia fallida del asalto de la URSS a la Luna, pero también el esplendor de una época en la que la ingeniería aeroespacial dio pasos de gigante.

Aparentemente, estas naves espaciales de la serie Luna se encuentran en el Instituto de Aviación de Moscú, donde sólo los estudiantes tienen acceso. Un periodista freelance ruso pudo fotografiar el módulo de alunizaje y algunas piezas de los sistemas de acoplamiento en uno de los laboratorios del centro.

Detalle del módulo orbital/ Fuente: Jalopnik.com

Detalle del módulo de alunizaje/ Fuente: Jalopnik.com

Los soviéticos habían sido los primeros en hacer llegar sondas a la Luna una década antes que los americanos (Luna 2), e incluso enviaron la primera sonda a la órbita lunar en 1966 (Luna 10).

La repentina muerte ese mismo año de Sergei Koroliov, conocido como el Diseñador Principal y artífice de la cohetería soviética, truncó los planes para un ambicioso alunizaje tripulado. Koroliov trabajaba en una versión adaptada de su nave Soyuz –la Zond– y un lanzador –el cohete Protón- completamente nuevos. Con su ausencia, el programa lunar soviético se deshizo rápidamente.

Imagen general de la "rara avis" soviética/ Fuente: Jalopnik.com

Como se puede apreciar en las imágenes, los soviéticos tenían en mente un sistema similar al de la NASA, con un módulo para la órbita lunar y otro para el aterrizaje. Sin embargo, hacer la nave lo más ligera posible parecía una prioridad. Todas las actividades realizadas por dos astronautas serían realizadas por un solo cosmonauta. Además, el módulo lunar utilizaría el mismo motor tanto para alunizar como para despegar.

No existía conexión interna entre el módulo orbital y el de alunizaje, de modo que el cosmonauta tendría que realizar un paseo espacial para acceder al módulo que le llevaría hasta la superficie del satélite. En el viaje de vuelta, una operación similar tendría que realizarse, abandonando el módulo de alunizaje a su suerte.

Una vez que se vieron superados en la carrera hacia la Luna, los soviéticos rechazaron la victoria americana argumentando simplemente que ellos nunca habían competido en serio por el satélite. Sin mostrar debilidad por la derrota, los soviéticos dejaron la Luna de lado y se dedicaron con éxito a la construcción de estaciones espaciales alrededor de la Tierra. Las piezas clave del programa lunar fueron destruidas o dispersadas, como esta sorprendente colección casi olvidada en las instalaciones del Instituto de Aviación de Moscú.

Un particular sistema de acoplamiento/ Fuente: Jalopnik.com

* Fotografías recogidas en Jalopnik.com

Anuncios
Etiquetado: , ,
Posted in: Madre Rusia