Hoja de ruta hacia la Luna

Posted on 23 julio, 2010

1


Posibles lugares para el alunizaje de humanos y robots. El asalto a la Luna será por etapas, de ahí los diferentes colores/ ISECG

Siempre enigmática, la Luna aparece y desaparece de nuestra vista, y cualquiera diría que está empeñada en mantener su legendario halo de misterio. Como si de un extraño ciclo lunar se tratara, aparece y desaparece también del punto de mira de los programas espaciales. Parecía que la ambición por reconquistarla se había desvanecido, que el desánimo había cundido tras el cambio de rumbo de la NASA. Sin embargo, puede que la ambición lunar vuelva a resucitar de nuevo.

Ahora, por vez primera, un grupo de agencias espaciales de todo el mundo ha trabajado codo con codo para definir un posible –y anhelado- escenario de exploración en la Luna. Este mismo mes, en Washington, 14 agencias espaciales se han puesto de acuerdo en que nuestro satélite es un destino clave para el futuro de la  exploración espacial del ser humano. Todas ellas se aglutinan bajo el nombre de Global Exploration Strategy (GES), una iniciativa nacida en 2006 que ha ido cogiendo fuerza gracias a la palabra más de moda en el ámbito espacial hoy en día: cooperación.

Una de las cosas que más llama la atención de la “hoja de ruta” que han esbozado es el vital rol que desempañarán robots de todo tipo en la superficie lunar. De acuerdo con sus planes, serán la avanzadilla, el apoyo, el refuerzo y el repuesto de los seres humanos. Sin ellos, no habrá Luna. El documento donde se desgranan los pasos a seguir se desmarca de fórmulas manidas.

No se trata de una base lunar, ni de una serie de misiones estilo Apolo. El plan está compuesto de fases que desplegarán una serie de tecnologías (…) de forma gradual en la superficie lunar. Facilita una exploración humana y robótica continua en diferentes lugares de la Luna.

Según afirman, la Luna será el primer lugar donde los humanos aprenderán cómo vivir en otro cuerpo celeste. Los planes son prácticos y ambiciosos a la vez, sin fechas que estrangulen el sueño lunar. Para espolear la toma de decisiones, se contemplan cuatro fases.

Cronograma de la reconquista lunar, con un antes y un después de la llegada del ser humano. El camino es largo/ ISECG

– Fase precursora robótica. Sistemas robóticos se encargarán de estudiar el terreno, examinar los materiales encontrados, buscar recursos y poner a prueba su propia tecnología. Allanarán el camino e incluso podrían desplegar infraestructuras útiles para el ser humano. Sería el comienzo de un nuevo idilio con el público en la Tierra, un primer paso para volver a atraer la mirada de la gente hacia el satélite.

– Fase de exploración de los polos lunares y validación de los sistemas. Con esta fase, más agresiva, se inicia la exploración del ser humano en la Luna. Un año después de la llegada de los primeros robots, alunizará una nave espacial cargada con una serie de vehículos y paneles solares. Meses después, la primera tripulación humana hará uso de ellos y explorará durante 28 días las zonas polares del satélite, más favorables debido a sus condiciones de temperatura y luz. Los robots rastrearán el entorno a la caza de áreas idóneas para alunizajes, y todos ellos retransmitirán imágenes de su aventura lunar.

– Fase de reubicación polar. La flota de robots y vehículos, controlados desde la Tierra, será redirigida a nuevos sitios de interés. En su viaje llevarán a cabo experimentos científicos e interactuarán con el público. Un año después de su éxodo polar, recibirán a la siguiente tripulación humana en el sitio seleccionado como el más idóneo. De nuevo, los humanos permanecerán unos 28 días en la Luna.

– Fase de reubicación no-polar. Esta fase puede comprender varias misiones cortas en diferentes sitios de interés o misiones de larga duración en un único emplazamiento durante unos 70 días. Estas misiones más prolongadas, que requerirán módulos habitables, serían especialmente útiles para probar las tecnologías a emplear en futuras misiones a Marte.

Algunos módulos habitables/ IESCG

Hace más de medio siglo, los principios fundacionales de la NASA contemplaban la posibilidad del uso militar del espacio. Entre los cinco objetivos de esta estrategia de exploración internacional no se habla de ello, sino de conocimiento, educación, ciencia y tecnología. Pero no olvidemos su cuarto mandamiento: la expansión económica. Es la hora de que los robots abran paso a un nuevo mercado en la Luna.

Anuncios
Posted in: Tracking